Canela Conde, María Hernández y Cristina Alcoba son las personas encargadas del Taller de Expresión Plástica del Centro Ituzaingó de la Colonia Berro, al que asisten casi la totalidad de los adolescentes del mencionado centro de privación de libertad, y que brinda además instancias de trabajo con las familias.

Canela Conde: “Yo comencé este taller en enero de 2013 junto a otra compañera en un espacio chico, pero desde ese momento ya la dirección del Centro tenía la idea de poder armar un espacio más grande de expresión plástica debido a que había habido un antecedente con muy buenos resultados.

Desde que comenzamos siempre tuvimos mucha aceptación de los jóvenes porque la producción está muy vinculada a la familia, entonces le vuelcan amor a esta actividad, a este trabajo que será para su familia, y se refleja en los vínculos acá adentro, en los vínculos con nosotros.”

¿Con qué tipo de materiales trabajan?

Cristina Alcoba: Trabajamos con arcilla, esmalte, reciclado de papel; es muy amplia la actividad, trabajamos también con pintura, con láminas, etc.

Acá pueden hacer lo que quieran y se lo pueden llevar a sus familias, que eso es lo que más los entusiasma.

¿Cuál es la actividad que más prefieren los jóvenes?

Cristina Alcoba: Lo que más les llama es la cerámica y los cuadros, aunque siempre hacen otras cosas también.

¿Cuántos adolescentes asisten al taller?

María Hernández: La mayoría de los jóvenes del Centro; en el correr del día ellos van y vienen. El taller está abierto de lunes a viernes.

Canela Conde: El taller abre para los jóvenes todos los días a las nueve y cerramos entre cinco y cinco y media de la tarde.

¿Los jóvenes traen propuestas al taller?

María Hernández: Sí, traen, y también a veces se entusiasman mucho con la propuesta del día presentada por nosotros.

¿También trabajan con las familias?

Cristina Alcoba: Sí, y a nosotros nos encanta. Surgió a fin de año, que una vez ingresó un niño y se puso a hacer cosas en el taller, después otros niños lo empezaron a seguir y hoy en día es una actividad que realizamos todos los jueves cuando vienen las familias, tenemos materiales preparados para trabajar con ellos. Trabajamos con los niños y también los jóvenes trabajan ellos mismos junto a sus familias.

María Hernández: Es interesante también el vínculo que se forma y el acompañamiento que hacemos nosotras con las familias y con los jóvenes, porque no es que ellos vienen y se sientan solos a hacer un cuadro, si no que tiene todo un acompañamiento también emocional, cuando están de buen humor nos reímos con ellos, cuando están bajoneados los escuchamos y les damos un consejo, y a su vez ellos van trabajando.

Trabajaron en toda la decoración del aniversario del Centro, ¿están proyectando la decoración para otro evento o instancia?

Cristina Alcoba: Sí, siempre estamos trabajando en las decoraciones. Para Navidad siempre hacemos un árbol por ejemplo.

María Hernández: También trabajamos en los regalos de Navidad junto a los jóvenes. Siempre tenemos una actividad marcada o por el Día de la Madre, el Día del Niño, la fiesta del Centro, exposiciones, siempre trabajamos en algo diferente más allá del trabajo diario.

Canela Conde: Esos eventos nos organizan un poco el año, de todas formas nuestra preocupación principal es que el proceso personal se mantenga, que no haya grandes interrupciones, que ellos vayan apropiándose de los medios y herramientas; los regalos para el día de la madre, del padre, etc., los hacemos en paralelo al trabajo que hacemos con cada uno, que es la base del taller, lo que pasa dentro de cada uno de los gurises en esos encuentros que tienen con ellos mismos, con nosotros, con los trabajos que realizan; creo que esa es la base de que la actividad tenga vida.