Entre el 11 y el 15 de abril, el Lic. José Luis Priore y el Sr. Eugenio Acosta, directores de salud y seguridad del SIRPA respectivamente, tomaron una capacitación en los Estados Unidos, brindada por el Centro de Formación en Seguridad Pública de Sykesville, Maryland. Esta capacitación fue específica para Uruguay, tanto para el SIRPA como para el INR, y tuvo además instancias de intercambio en las que los especialistas norteamericanos tomaron nota de la realidad del sistema uruguayo.

El Lic. José Luis Priore, en su rol de Director Nacional de Salud del SIRPA, aprovechó esta instancia no solo para conocer la realidad estadounidense en materia de salud, sino también en diferentes áreas para tomar en cuenta aquello que pueda ser aplicable a nuestro país.

“La capacitación está enmarcada en un convenio que fue llevado adelante por la presidente delSirpa Gabriela Fulco, y la Embajada de Estados Unidos en Uruguay. Se realizóen las cercanías de una pequeña ciudad que se llama Sykesville, en las afueras de Baltimore, que es un centro de capacitación en seguridad pública y en sistemas correccionales de referencia de todo el Estado de Maryland, y en la cual asisten equipos de todo el mundo.

Trabajamos con profesionales de distintas áreas; seguridad, clasificación, inteligencia, salud, tanto en el ámbito adulto como juvenil.

Más allá de la capacitación como tal, lo importante de esta experiencia es el inicio de un intercambio, junto con los colegas del INR, del cual se confeccionó una agenda de trabajo que se inició con nuestra visita y continúa con la concurrencia de especialistas a nuestro país. En base a la agenda pre acordada, estarán visitándonos un grupo de profesionales a lo largo del año desde mayo a noviembre. Hicimos también una visita a dos centros correccionales, uno de mediana seguridad y otro de mínima seguridad, elemento que enriqueció la pasantía.”

 

¿Cuándo vendrá el primer equipo de especialistas estadounidenses a Uruguay?

 

La agenda se inicia en la semana del 9 al 13 de mayo con el primer equipo de profesionales y concurrirá personal del Sirpa y del INR

 

¿Cuáles fueron los principales temas tratados en la capacitación?

 

Trabajamos sobre diferentes temas de interés mutuo, tanto para nuestra institución como para el INR, en campos vinculados a los recursos humanos y materiales, por ejemplo el reclutamiento de personal para trabajo en privación de libertad y capacitación de los mismos, operaciones de seguridad y seguridad dinámica (en la que se destaca un importante desarrollo no solo en capacitación sino también en inversión), aspectos relacionadosa la recreación, tratamiento en consumo de drogas y régimen de visitas para privados de libertad, planeamiento de las áreas edilicias, etc. Es de destacar la importancia de la capacitación de los funcionarios como eje central de todo el sistema y la existencia de protocolos para cada uno de los procesos que se llevan a cabo.

 

 

Que la capacitación sea el eje central del sistema es también uno de los puntos en el que la Comisión Delegada del SIRPA quiere hacer énfasis, ¿verdad?

 

Exacto. Porque la capacitación tiene una doble incidencia, no solo para la institución sino también para los funcionarios. Para la institución porque la conduce a la esencia de su fin; para los funcionarios porque les permite tener herramientas que no solo los lleva a ser más profesionales y poder desarrollar en mejores condiciones su trabajo, sino que a su vez es un medio de protección propia frente al encare de la actividad. Tal como lo plantea ErvinGoffman, la institucionalización en cualquier sentido (y aquí hablamos de institución como al lugar de residencia y trabajo, donde un gran número de individuos en igual situación, aislados de la sociedad por un período de tiempo apreciable, comparten en su encierro una rutina diaria, administrada formalmente), como por ejemplo cárceles, hospitales psiquiátricos, etc. El estar “adentro” o “encerrado” no significa nada si no depende del significado especial que se tenga para el “salir” o “quedar libre”. En este sentido las instituciones totales crean y sostienen un tipo particular de tensión entre el mundo habitual y el institucional, y más aún cuando la violencia está instalada y es la forma en que muchas personas tienen como herramienta asimilada de resolver sus conflictos con otros. El desempeñarse laboralmente en este tipo de ambientes requiere la capacitación continua, como dije, no solamente para beneficio institucional, sino porque los funcionarios también comparten el “adentro” y hay que protegerlos. El vehículo principal de protección es la capacitación continua.

En el sistema de Estados Unidos, todas las personas que trabajan en centros correccionales, independientemente de su función o jerarquía, tienen que concurrir a un mínimo de horas de capacitación anual para poder acreditar el cargo; los manuales de procedimiento están todos muy escritos, claros y se revisan periódicamente. Los funcionarios que ingresan no entran directamente al sistema sino que transitan una capacitación previa dentro de esta institución (en la que estuvimos), que es la institución referente de todo el estado de Maryland. Estos son algunos de los conceptos que deberían considerarse porque destacan la profesionalidad de la función.

 

¿El SIRPA está muy lejos de la realidad que presenta Estados Unidos?

 

Partimos de una impronta y una concepción muy distinta; uno de los elementos que llamó mucho la atención y que generamos un interesante ámbito de discusión con los técnicos de Estados Unidos, es el tema ciertas restricciones, por ejemplo que no permiten el contacto físico entre las personas durante la visita en un régimen de media seguridad;para los privados de libertad que están en aislamiento, la visita se lleva a cabo a través de mamparas y teléfono. Generalmente todas las visitas ocurren en mesas que tienen una pared o muro a la altura de la vista, la que impide el contacto para que así no se puedan intercambiar objetos. Además no se permite ir al baño durante la visita, (ni a los familiares ni alos privados de libertad), o en el caso de que alguno lo solicite se da por concluida la visita. Otros, como por ejemplo el acceso a la plaza laboral, es muy preciado y cuidado, dado que si se pierde, el acceso a otra plaza no está permitido por todo el período de encierro, aunque sea en otra plaza laboral en otro centro u otro tipo de trabajo.

 

¿Cuáles son las principales diferencias que vieron entre el sistema estadounidense y el uruguayo?

 

El sistema de la clasificación es un elemento también que se aborda desde el punto de vista multidisciplinario.Respecto a los Centros, más allá de que cada uno tiene su nivel de seguridad, son lugares muy amplios y limpios; y un elemento muy importante es que el Centro provee todo (ropa, alimentación etc.), entonces cuando el Centro provee la alimentación, la vestimenta y prácticamente todo lo que se necesita, se limita el ingreso de elementos: los familiaresque visitan ingresan solamente con su documento. Los privados de libertad comen en comedores grandes, para cincuenta o sesenta personas. Hay una sala en donde se puede ir a ver televisión un rato, o sea no tienen elementos en sus celdas como calentadores, televisores, alimentos, etc.

 

¿Tienen una organización particular?

 

Sí, tienen una organización particular donde los procedimientos están preestablecidos y no haynada que quede al azar. Todos “hablan en el mismo idioma”, lo cual es fundamental:no se improvisa, está todo estandarizado y esto en todas las áreas; la función es independiente del funcionario y. esté quien esté en funciones, los procedimientos se desarrollan de la misma manera.

 

¿Algo de lo que vieron en Estados Unidos puede ser de aplicación inmediata a nuestro sistema?

 

Estamos hablando de una experiencia de una semana, de dos personas, que creo que lo que va a generar este intercambio es la posibilidad de pensar en algunas áreas alas que el sistema debería transitar. Me refiero a algunas áreas, no quiere decir que uno venga con recetas americanas para aplicar en nuestro medio, sino que el curso se constituye en un intercambio de conocimientos en algunas áreas en las que ellos están muy desarrollados y uno lo puede aprovechar.

 

¿Cómo evalúa la experiencia en rasgos generales?

 

Fue una experiencia totalmente exitosa. Yo nunca había visitado áreas penitenciarias en los Estados Unidos, sí estuve en Argentina, Perú, Brasil y Colombia, pero no había visitado en América del Norte. Creo que todas estas experiencias son muy bienvenidas y lo que hay que hacer es tomar lo que realmente se necesita y aplicarlo en clave de nuestro sistema. Más allá de que fuimos a un país que no está suscripto a la Convención de los Derechos del Niño, no quiere decir que todos los procesos que se realicen en los Centros Correccionales sean para aplicar en nuestro país. Nosotros no fuimos a copiar lo que se hace allá, sino a tomar contacto con otra experiencia en la gestión de Centros de Privación de Libertad, enmarcada en una experiencia de intercambio. Y digo intercambio porque también a ellos les llamó poderosamente la atención algunas de nuestras prácticas cotidianas en la privación de libertad juvenil, como por ejemplo el hecho de que estemos llevando adelante actividades deportivas en la comunidad, como encuentros de boxeo o las carreras de calle que se hacen en nuestro país, y que los adolescentes en la Colonia Berro salen a entrenar por la calle principal junto a los profesores del área de deporte y recreación. Otro ejemplo es el que la institución habilite a una madre adolescente con su bebé en privación de libertad; ellos no permiten niños. Si una mujer cursa su embarazo, en el momento que tiene su bebé se la separa de su hijo inmediatamente y ella sigue cursando la privación de libertad, entregando al niño a los familiares o casa de amparo. Esta desvinculación madre – hijo, que obviamente no compartimos, consideramos que va en contra de una necesidad biológica y social que todos los seres humanos tenemos, de igual importancia que comer o respirar. Esto quiere decir que los niños (y los adultos) necesitan vivir vinculados a otras personas que los cuiden y los quieran, aunque esto se desarrolle en un Centro de Privación de Libertad. El apego es importante porque es el “espacio vital de crecimiento del niño”, es decir, que la calidad del apego que reciba el niño/a va a influir en cómo se comportará y desarrollará en el futuro, sin considerar que le da al niño un sentido de seguridad, autoestima, confianza, autonomía y efectividad para enfrentar el mundo, de acuerdo a la calidad afectiva que reciba de sus padres. Por ello, como decía anteriormente, fue una experiencia de intercambio mutuo y de compartir experiencias, en una agenda que continuará en los próximos meses.