El Programa Técnico Psicosocial  del SIRPA presentó el  11 de diciembre de 2015  en el Centro de Estudios del BPS la experiencia piloto “Programa  Terapéutico Grupal”, proyecto que se desarrolló durante el año 2015 con adolescentes, internadas/os en los Centros CIAF y Desafío.

Se convocó para este encuentro a las autoridades del Sistema, direcciones de Programas, direcciones de los Centros  y sus  equipos de trabajo.

Este proyecto constituye una adaptación  del “Programa Central de Tratamiento Educativo y Terapéutico para Menores Infractores”, elaborado por la Agencia de la Comunidad de Madrid para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor  y la Universidad Complutense de Madrid, con la dirección de los doctores José Luis Graña Gómez y María José Biezma.

Esta propuesta tiene como objetivo desarrollar la capacidad reflexiva del adolescente en relación a sus pensamientos, emociones y conductas para que, a partir de este proceso,  el adolescente genere nuevas instancias de subjetividad que le permitan cambios responsables en su curso de vida.

Se procura así que el adolescente participante de esta experiencia:

-Piense antes de actuar

-Logre visualizar las consecuencias de su conducta

-Busque modos alternativos para responder a los problemas

-Visualice cómo afecta su conducta a los otros

Los profesionales participantes de este proyecto piloto fueron las psicólogas Gabriela Cristiani, Isabel Gutiérrez, Vanesa Maciel, Anabel Pereyra, Claudia Rissotto, Analí Varela y el sociólogo Leandro Sánchez.

La adaptación del programa español, así como la coordinación y supervisión del proyecto estuvo a cargo del equipo de dirección del Programa Técnico Psicosocial, Psic. Penina Fajgenbaun y Psic. Sandra Campodónico, y de la Coordinadora de la Unidad de Psicoterapia,  Psic. Rosario Marquine.

En la jornada, los técnicos participantes expusieron y evaluaron  los procesos  desarrollados en cada experiencia desde sus particularidades, dificultades y fortalezas.

 

En el cierre de la exposición, la Dirección del Programa Técnico Psicosocial, en base a los aspectos que surgieron de este trabajo, destacó que los espacios psicoterapéuticos de índole grupal e individual deben fortalecerse en el Sistema, constituyendo un aporte técnico al proceso socioeducativo del adolescente que se encuentra en privación de libertad.

 

En este sentido se entiende pertinente ampliar en forma progresiva la oferta de tratamientos, tendiendo a una cobertura mayor de la población de adolescentes privados de libertad.