Desde el mes de setiembre un grupo de adolescentes de los Centros Desafío y CIAF se encuentran realizando un curso introductorio a la equitación en la Escuela de Equitación. El mismo consta de una parte teórica y una práctica, en la que los jóvenes, quienes se han demostrado sumamente entusiasmados, participan activamente.

El curso tuvo una rápida puesta en funcionamiento a partir de los primeros contactos dada la muy buena disposición por parte de la Escuela de Equitación. El Tte. Cnel. Luis Aranco, jefe de los cursos de equitación especializada, manifiesta la conformidad de la escuela con el inicio y desarrollo de los mismos.

 

“Aquí en la Escuela de Equitación se dictan varios cursos, entre ellos el de Profesor de Equitación (único curso del Uruguay reconocido por el MEC), de Instructor de Equitación, de Ayudante de Profesor de Equitación, de Instructor de Rehabilitación Ecuestre, y ahora además empezamos con esta experiencia nueva con los chicos del SIRPA, que es un curso introductorio a la equitación.”

¿El curso que están realizando los jóvenes del SIRPA es la primera vez que se imparte?

Es una experiencia totalmente nueva, que viene de la mano con otras instancias que realizamos, no como curso en sí pero la Escuela de Equitación trabaja con jóvenes de diferentes ONG, de contexto social crítico, y se les da una capacitación muy similar a la que se les está dando ahora a los chicos del SIRPA; se les brinda una instrucción a toda la parte ecuestre, a lo que es la atención de los caballos, al volteo (disciplina ecuestre similar a la gimnasia artística pero a caballo), etc. Los jóvenes entonces vienen acá y tienen una actividad, también aprenden un oficio, que hoy por hoy, desde la reapertura del hipódromo de Maroñas hay miles de personas que desempeñan su trabajo en el entorno de los caballos.

¿En qué consiste el curso que los adolescentes del Sistema están tomando?

Es una introducción al mundo de los caballos y está dividido en módulos. Empezaron tomando clases con un veterinario, que les enseñó toda la parte de la conformación de los caballos y la alimentación, ahora están aprendiendo el cuidado que deben tener los caballos, la limpieza, el pelaje, los cascos. Luego aprenderán lo que es el ensillado, los diferentes tipos de monturas, de equipos que pueden existir, etc. Otra de las partes teóricas abarca todo lo que es deporte, las diferentes disciplinas ecuestres que hay; y finalmente culminarán con la monta recreativa, es decir que ellos empezarán a montar los caballos, porque si bien desde el comienzo tienen contacto con los caballos, el mismo tiene que ser gradual.

Al finalizar el curso se entregará un certificado de aprobación.

¿Cuáles fueron los pasos previos a la implementación de este curso?

En Uruguay existe la Federación Uruguaya de Deportes Ecuestres, dentro de la misma hubo contactos con el SIRPA que generaron que la Federación le proponga a la Escuela de Equitación desarrollar el curso aquí. Una vez que nos lo propusieron empezamos a interiorizarnos en cómo era, qué chicos iban a venir, les pedimos a los educadores que trabajan con los chicos que vinieran a conocer las instalaciones para determinar si estaban acordes a los chicos. Una vez que nos dieron el aval, vimos temas de responsabilidades, llegamos a un acuerdo y comenzamos. En menos de un mes se diagramó el curso, ya que estábamos acostumbrados a hacer cosas similares y eso nos facilitó mucho la tarea.

Esta es una primera experiencia; seguramente el curso tenga cosas a mejorar a futuro, y en base a esta experiencia habrá que hacer una evaluación a ver si a los jóvenes les gustó y les sirvió o no.

¿En qué considera que el contacto con los caballos puede favorecer al crecimiento de estos jóvenes dentro de su contexto actual?

El vínculo con los caballos es reconocido a nivel mundial por la cantidad de cosas que favorecen. La autoconfianza, la autoestima que da poder manejar y dominar un animal de ese tamaño, sentirse útiles; además no es un deporte en el que estén en contacto con un objeto sin vida, en este caso están con un animal que tiene reacciones a cada una de las cosas que nosotros hacemos, entonces aprender y ver cómo ese animal se entrega a uno en base a las cosas que nosotros hacemos o no, es muy gratificante. Es importante también la sensación que tiene el hecho de montar a caballo, del traslado tridimensional, que es muy parecido al movimiento que uno tiene; el olor del caballo, el pelo del caballo transmiten una sensación de relajación muy grande.

¿Desde la Escuela de Equitación cómo evalúan esta experiencia hasta el momento?

Positivamente, nosotros lo vemos como algo muy bueno pero nos parece importante que una vez que finalice también tener la devolución de la gente del SIRPA.

Seguramente con este curso los chicos no vayan a cambiar su vida, pero son pequeñas cosas que creo que pueden ayudar mucho en la formación, en la calidad de vida, etc. La Equitación es un deporte que exige mucha disciplina en cuanto al cuidado y mantenimiento, porque un caballo tiene que comer todos los días, hay que cepillarlo todos los días, hay que cuidarlo todos los días; uno tiene que estar todo el tiempo pendiente de ese animal y eso necesita una dedicación, una responsabilidad, y me parece que es muy bueno que ellos aprendan a tener una responsabilidad.

“El día de mañana nos gustaría trabajar con caballos”

Sebastián y Valentina asisten al curso de introducción a la equitación desde el comienzo del mismo. Ambos están  muy contentos con la experiencia, esperan con ansias los días martes para poder asistir a la Escuela de Equitación, y en un futuro les gustaría trabajar en algo que tenga relación a los caballos.

S: “En la parte práctica del curso ya les hemos levantado la cama a los caballos, los hemos cepillado y les hemos limpiado los cascos, entre otras cosas.”

¿La nomenclatura equina que tienen la aprendieron en el curso?

S: Sí. Yo sabía algo ya porque me crié en un campo y mi madre tenía siete caballos, pero acá nos han enseñado.

¿Están entusiasmados con el curso?

S: Sí. Venimos todos los martes, una hora y media. Yo quiero que nunca se termine.

V: Para mí está a full y quiero seguir viniendo.

¿Qué es lo que más les gusta de los caballos?

V: A mí limpiarlos.

S: A mí relacionarme y trabajar con ellos. Con lo que estamos aprendiendo ya nos podemos dar cuenta de los estados de ánimo de los caballos dependiendo de cosas que ellos hagan.

¿Qué anécdotas han tenido con los caballos en este tiempo que llevan realizando el curso?

S: Hace poco se escaparon cinco caballos y dos se pusieron locos.

V: Nosotros le estábamos limpiando los cascos a uno que no era de los que se habían escapado y se asustó.

S: Se asustó, tiró una patada y arrancó la puerta pero no nos hizo nada porque salimos en seguida y además nos conoce.

¿Les gustaría el día de mañana tener un trabajo vinculado a los caballos?

V: Sí, me gustaría trabajar en algo relacionado a la higiene del caballo.

S: A mí me gustaría cuidarlos.

¿Los entusiasma montar a caballo?

V: Sí, desde el primer día que vinimos nos queríamos subir.