“Organizo todas las actividades recreativas del Centro, como juegos y salidas, por ejemplo, ya que además de las actividades que realizamos acá, también hacemos salidas. El 3 de octubre iremos a la Maratón Castells en Carmelo, al igual que el año pasado.

Es una experiencia nueva salir a la calle con chiquilines que están privados de libertad, y está saliendo muy bien. Hay que innovar y creer en ellos porque si vos creés en ellos, ellos responden.”

¿Cómo surgió la idea de organizar este campeonato de ping pong?

Yo llegué acá en 2010 y me pasé un año observando el comportamiento de los jóvenes en diferentes lugares y situaciones, y de ahí surgió un proyecto que presenté, en el que propongo todas estas actividades, las cuales se fueron haciendo de a poco.

Esta es la cuarta edición del campeonato de ping pong. El año pasado incluso vinieron gurises de liceos y de escuela industrial. Este año invitamos a hogares de INAU del interior del país.

La idea es mezclar a los adolescentes con gente diferente para que ellos tengan conocimientos diferentes y más opciones para elegir. Lo mismo pasa con el juego; cuando yo vine acá ellos solo sabían jugar al fútbol, sin embargo hoy juegan al ajedrez, al ping pong, al tejo, etc., y ellos eligen lo que más les gusta, el tema es brindar opciones.

¿De qué lugares han venido los adolescentes a competir?

Hay diez jóvenes del Centro Desafío, además vinieron de hogares de amparo de INAU de Lavalleja, Rocha, Salto y del Centro Cerrito de la Colonia Berro.

Esta es la primera vez que invitamos gente del interior, y surgió debido a que el campeonato salió muy bien las tres veces anteriores.

¿Cuál es el proceso de selección de los adolescentes para competir?

En el Centro Desafío se hace un campeonato interno de todos contra todos, son más de quinientos partidos, y clasifican cinco adolescentes, además por buena conducta elegimos a otros cinco, entonces se presentan diez al campeonato.

¿Los jóvenes están entusiasmados con estas actividades?

Totalmente.

Han mejorado la conducta tremendamente porque saben que si están sancionados pierden los puntos, y si pierden los puntos pueden perder la clasificación y perderse el campeonato, así que en estos tres meses son muy escasos los motivos de sanción que hay.

¿Hay premios para los ganadores?

Hay medallas para el primer, segundo y tercer puesto. Además entregamos un llavero a cada uno de los que intervino en el campeonato.

¿Cuántos jóvenes compitieron en este campeonato?

Un total de veintitrés gurises.

¿Vinieron con hinchada?

Sí, vinieron amigos de ellos a ver el campeonato y a pasear. Además esta actividad es con almuerzo incluido, así comparten todos juntos.

Otra de las características interesantes de este campeonato es que los gurises de afuera pueden conocer todas las instalaciones de acá adentro, y creemos que es una experiencia buena porque puede desestimularlos de hacer cualquier macana mañana o pasado, ya que ven que este lugar no es un hotel, que si bien no se pasa mal, no es como la casa.

¿Has tenido apoyo desde la dirección del Centro Desafío?

Sí, total. Yo esto lo intenté hacer en otros lugares pero recién acá encontré el apoyo necesario de los directores, del equipo técnico y de los compañeros, porque acá hay un grupo de novela y sería buenísimo que se siguiera conservando entero como está para poder continuar haciendo un buen trabajo con estos chiquilines.

¿Qué te motiva a continuar organizando estas actividades?

La obtención de resultados, que yo me encuentre con un chico en la calle y que me diga “estoy trabajando” y no “estoy robando”, que me los encuentre, como me ha pasado, con sus familias en la calle, que sigan disminuyendo las reincidencias. Eso me estimula a seguir; yo hoy tengo cincuenta y ocho años y estoy luchando como el primer día y hasta pensando en jubilarme más tarde por esa razón, porque sé que estamos obteniendo resultados todo el grupo y con el apoyo que tenemos desde SIRPA y desde INAU.